MIEMBRO INTERNACIONAL DE LA SOCIEDAD AMERICANA DE CIRUJANOS PLÁSTICOS

  • juanesvargas@hotmail.com
  • +57 4 3222418 / +57 4 3521101

REMOCIÓN DE BIOPOLÍMEROS

Los biopolímeros son sustancias inyectables de uso prohibido para estética, de origen desconocido, no son compatibles con el organismo y su uso es industrial.

Usualmente los biopolímeros, se utilizan como relleno a través de inyecciones en región facial o corporal con el fin de aumentar el volumen de ciertas zonas del cuerpo. Estos materiales se consiguen a precios muy económicos y en grandes cantidades. Lo utilizan para aumentar el tamaño de los glúteos, labios y pantorrillas o para rellenar arrugas en el rostro. Aunque los resultados iniciales son buenos, con el paso del tiempo las consecuencias ponen en riesgo la integridad y la vida de los pacientes.

Debido a que es una sustancia no compatible con el organismo el producto empieza a migrar a otras áreas del cuerpo, encapsulándolo, produciendo granulomas o masas que producen reacciones inflamatorias e inmunológicas severas, haciendo rechazo al producto. En los casos menores genera deformidades del área tratada. Estos solo pueden ser extraídos mediante cirugía y no hay una plena garantía que la extracción sea del 100%, causando daños irreversibles.

Esta cirugía correctiva se realiza principalmente para minimizar la posibilidad de complicaciones más serias a futuro que afectan la calidad de vida del paciente. Lo importante en este tipo de cirugía es lograr la extracción de la mayor cantidad de material de relleno, con el fin de mejorar la calidad de los tejidos comprometidos y dar una mejor estética de las áreas donde se ha aplicado o han migrado estás sustancias. Algunos materiales se tornan duros, lo cual hace más complicado el éxito del procedimiento.

Extraer este tipo de sustancias es difícil y usualmente deja lesiones irreparables en la zona en la que inyectaron los biopolímeros. Con la ayuda de imágenes diagnósticas como la resonancia magnética, se evalúa la cantidad y distribución del material inyectado, y su migración a otros sitios del organismo. También se deben conocer las reacciones manifestadas por el paciente y el tiempo en el que se realizó la aplicación. Con estos datos se podrá planear la técnica adecuada y la tecnología a utilizar.

Debe saber que la cirugía no garantiza la extracción al 100% del material, debido a que este se adhiere a los tejidos en todos los niveles y se desconoce el porcentaje de migración a otras áreas. Lo recomendable es extraerlo cuando los síntomas estén iniciando y no en etapas avanzadas donde el material este totalmente duro o haya migrado a otras áreas vecinas o las complicaciones estén muy avanzadas. Dependiendo también de la complejidad de cada caso, el paciente se ayuda con el uso de soportes terapéuticos como de fajas y/o lycras.

Son sustancias no absorbibles de silicona líquida, en ocasiones mezcladas con otros componentes creados para uso industrial. Tienen una contextura viscosa y transparente. Fueron retirados del mercado europeo y norteamericano hace más de 10 años por los efectos adversos y complicaciones causadas a largo plazo. En América Latina y Asia se siguen aplicando de forma clandestina, pues la gente desconoce el peligro que representan al generar rechazo en el organismo causando deformaciones, pérdidas de tejido e incluso la muerte.

Se ha encontrado además la inyección de sustancias como aceite vegetal, aceite mineral, aceite de cocina, aceite de avión, parafina líquida y algunos metacrilatos, entre otros. Recuerde que lo barato sale caro y que las únicas sustancias aprobadas por los entes reguladores son la Toxina Botulínica y el Ácido Hialurónico. Siempre que le vayan a aplicar un producto de relleno o para manejo de arrugas solicite que le muestren el empaque del producto sellado y verifique el registro de Invima. Su salud es lo más importante.

En los casos de inyecciones en el cuerpo y rostro, se puede extraer de manera parcial lo inyectado, todo depende de la complejidad de cada caso. Se debe tener en cuenta la localización del producto, el tipo de sustancia, el tiempo que lleva este material dentro del cuerpo, la consistencia del material y las consecuencias que éste haya causado en la piel y en los tejidos.

Al extraer una buena cantidad de este material los pacientes mejoran los síntomas y se da un aspecto más estético de la zona afectada. En el procedimiento también se trata de trabajar las áreas de manera simétrica para obtener un resultado homogéneo.

El procedimiento es doloroso puesto que se aspiran los tejidos a nivel profundo para poder extraer la mayoría del material, se formularán analgésicos para el manejo del dolor.

*Esta información ofrece datos que pueden interesarle a quien desee una cirugía de Extracción de Biopolímeros, no reemplaza una consulta médica.

¿QUIÉRES HACERTE UNA CIRUGÍA?

Diligencia el siguiente formulario y te llamaremos lo antes posible.

DR JUAN ESTEBAN VARGAS

Médico Cirujano de la Universidad Pontificia Bolivariana. Especialista en Cirugía Plástica, Estética, Reconstructiva, Maxilofacial y de la Mano, de la Universidad de Antioquia. Registro Médico 81 - 4143 / 95.

¡PONTE EN MANOS EXPERTAS!